Romanticismo

romanticismo

El romanticismo es todo un período cultural, artístico y literario que se inicia en Europa a finales del siglo XVIII, extendiéndose por el mundo y perdura hasta mediados del siglo XIX.

 

Se oponía al clasicismo, al racionalismo e Iluminismo. Influenció la literatura, la pintura, la música, la arquitectura y la política.

 

La cuna del arte romántico puede ser considerada tres países: Italia, Alemania e Inglaterra. Sin embargo, en Francia, el romanticismo gana fuerza como en ningún otro país y, a través de los artistas franceses, los ideales románticos se extienden por Europa y por América.

 

El arte romántico es una expresión usada para describir una situación que implica un universo romántico, poético o novelístico. Está asociado a la ternura, la pasión y la sensibilidad. El mundo de color rosa de la juventud femenina está íntimamente ligado al romanticismo.

 

Este movimiento cultural fue marcado por el regreso al mundo medieval y una oposición al clasicismo griego.

 

Origen del arte romántico

 

Surgido a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, el arte romántico se desarrolla en Europa en un momento histórico marcado por el ascenso de la burguesía y de los ideales de la Revolución Francesa de igualdad, libertad y fraternidad.

 

El Romanticismo fue el primer aspecto literario occidental para rechazar el modelo clásico. 

 

Esta ruptura refleja una búsqueda por una producción original, basada en mitos propios, y no en clichés e imitaciones. También se rechaza el "normativismo". disciplinador de la estética y las producciones se guían fundamentalmente por la libertad creativa. Aún como reflejo de la ruptura anti-clásica, se nota la sustitución de los temas universalistas por temas locales. Muchas veces el romanticismo tiende a la literatura tópica, con el análisis de la historia, del paisaje y de las costumbres regionales. 

 

Una de las principales características de este movimiento es la perspectiva individual del mundo. Se evidencia el mundo interior del artista y los reflejos y emociones desencadenadas por la realidad externa.

 

Características del Romanticismo

 

Una de las principales características fue la valoración de las emociones, la libertad de creación, el amor platónico, temas religiosos, individualismo, nacionalismo e historia. Este período fue fuertemente influenciado por los ideales del iluminismo y la libertad conquistada en la Revolución Francesa.

 

Al contrario que el neoclasicismo, el arte romántico rechazaba la razón y los gustos clásicos. En cambio, revalorizó la expresión de los sentimientos y la pasión, así como de la exaltación del individuo. Los románticos se inspiraban en el dolor, la soledad, la tristeza, la melancolía... en definitiva, en una profunda insatisfacción con su mundo. A la vez, los románticos establecieron una actitud positiva ante la naturaleza que los llevaría a establecer una proximidad afectiva.

 

Con el arte romántico se impuso una nueva visión del mundo y del ser humano que implicaba la supremacía de la imaginación, la fantasía, la necesidad de huir y la creatividad sobre el mundo académico. Es decir, el creador romántico estaba marcado por un espíritu de rebeldía que le llevaba a reclamar más libertad frente a las normas académicas.

 

El romanticismo buscaba la inspiración en la edad media y no en la época clásica, porque era en aquel tiempo donde situaban el origen histórico de los pueblos europeos y donde buscaban sus raíces culturales y lingüísticas. Es por ello que se puso de moda la novela histórica de ambiente medieval y que en la arquitectura se recuperaron las formas góticas, dando lugar al neogótico. También en esta estrecha relación con el historicismo encontramos la relación que vincularía el arte romántico con los movimientos nacionalistas.

 

Romanticismo Literario

 

Fue un movimiento literario que comenzó a finales del siglo XVIII en Europa cuando algunos escritores abandonaron las reglas de composición y estilo de los autores clásicos, y pasaron a hablar de la naturaleza, del sufrimiento amoroso en un tono personal y repleto melancolía, la literatura fue tomada como una forma de desahogo sentimental. Esta nueva tendencia comenzó en Alemania, llegó a Inglaterra y a Francia, extendiéndose hacia otros países.

 

Los escritores se volvían a la nostalgia de los tiempos medievales, época de la formación de sus naciones, valorizando a los héroes y las tradiciones populares, en una reacción a la cultura aristocrática que aún estaba en vigor. En el siglo XIX, este Movimiento alcanza su mayor intensidad.

 

La fundamentación teórica del romanstismo en la literatura surgió en Alemania, a través de Hegel, Schelling y Fichte, filósofos del idealismo clásico (también conocido como romanticismo filosófico).

 

Nacionalismo

 

Los románticos predican el nacionalismo, incentivan la exaltación de la naturaleza patria, el retorno al pasado histórico y la creación del héroe nacional.

 

En la literatura europea, los héroes nacionales son bellos y valientes caballeros medievales. En la brasileña son los indios, igualmente bellos, valientes y civilizados.

 

La naturaleza también se exalta en el arte romántico. Se ve como una extensión de la patria o refugio a la vida agitada de los centros urbanos del siglo XIX. La exaltación a la naturaleza gana contornos de prolongación del escritor y de su estado emocional.

 

La Música

 

Posiblemente, fue en el campo de la música, donde los sentimientos románticos encontraron su mejor medio de expresión. Así, la obra de Beethoven supuso la ruptura entre el clasicismo y el romanticismo, y las composiciones de compositores como Brahms, Schumann, Schubert y Chopin ya se consideran plenamente románticas. Pero, además de los sentimientos propios de los héroes románticos, compositores olmo Verdi o Wagner supieron reflejar el nacimiento del espíritu nacional en sus óperas.

 

Artistas del Romanticismo

 

Caspar David Friedrich (1774-1840) pintor alemán, observó y dibujó la naturaleza, luego pintar sus cuadros en el estudio, pero no limitado a representarlos, le da un significado adicional expresado a través de símbolos, como la figura de espaldas, las nubes, la niebla, el horizonte.

 

Francisco José de Goya y Lucientes (1746-1828) fue un pintor y grabador español. Conocido simplemente como Francisco de Goya, su arte retrataba una mitología poblada por sueños y pesadillas, seres deformados, tonos opresivos. Señor absoluto de la caricatura de su tiempo. Trabajó temas diversos: retratos de personalidades de la corte española y de personas del pueblo, los horrores de la guerra, la acción incomprensible de monstruos, escenas históricas y las luchas por la libertad.

 

José Mallord Guillermo Turner (1775-1851) fue un pintor Inglés, considerado por algunos como uno de los precursores de la pintura moderna, sobre la base de sus estudios de color y la luz. Turner representó grandes movimientos de la naturaleza, pero por medio del estudio de la luz que la naturaleza refleja, trató de describir una cierta atmósfera del paisaje.

 

John Constable (1776-1837) a diferencia de Turner, la naturaleza retratada por el pintor Inglés es serena y profundamente conectado con los lugares donde nació el artista, creció y trabajó junto a su padre. Muchos elementos de sus paisajes, molinos de viento, barbacas cargadas de cereales, formaban parte de la vida cotidiana del artista cuando era joven.

 

William Blake (1757-1827) Inglés que vivió un período importante de la historia marcado por la Ilustración y la Revolución Industrial en Inglaterra. Poeta, pintor y grabador, ilustra sus propios libros y trena traducir en imágenes la gran fuerza visionaria de su inspiración poética y lingüística, contribuyendo a la renovación de la sensibilidad que es típica del arte romántico.

 

Eugène Delacroix(1798-1863) es considerado el más importante representante del romanticismo francés. Sus obras presentan un fuerte compromiso político y el valor de la pintura está asegurada por el uso de los colores, de las luces y de las sombras, dándonos la sensación de gran movimiento. Representaba asuntos abstractos personificándolos (alegorías). Culto, dueño de una lengua ferina, rico y novio.

 

Jean-Louis André Théodore Géricault (1791- 1824) pintor francés que en sus primeros cuadros mostró una gran admiración por los cánones neoclásicos. Después de prestar el servicio militar, Géricault viajó a Italia, donde estudió profundamente las obras de Rafael y Miguel Ángel. En la colta, y, en 1817, inició lo que sería su obra maestra, La Balsa de la Medusa.

 

Si te he ayudado en algo Dale +1 o Me Gusta