Imperialismo

imperialismo

El imperialismo fue una política de expansión y dominación territorial, cultural y económica de una nación sobre otras.

 

Históricamente se conoce como el imperialismo la dominación política de un estado sobre varios otros para hacerse con la hegemonía económica, política y cultural.

 

En esa perspectiva, estados poderosos buscan ampliar y mantener su control o influencia sobre pueblos o naciones más débiles.

 

Algunas veces el sistema imperial se asocia solamente con la expansión económica de los países capitalistas; otras veces se usa para designar a la expansión europea después de 1870.

 

Aunque algunos dicen que el Imperialismo significa lo mismo que el colonialismo y los dos términos se utilizan de la misma manera, hay que distinguir entre los dos.

 

Como se dijo, el Sistema imperial es la política de expansión y dominio territorial o cultural y económico de una nación sobre otra, y ocurrió en la época de la Segunda Revolución Industrial, se ejerce tanto formal como informalmente, directa o indirectamente, política o económicamente.

 

El colonialismo normalmente implica un control político, involucrando la anexión de territorio y la pérdida de la soberanía. Aunque en muchas ocasiones el colonialismo fue producto del sistema imperial.

 

Los países imperialistas buscaban tres cosas: materia prima, mercado consumidor y mano de obra barata.

 

Causas del imperialismo 

 

El descubrimiento territorios ricos en minerales preciosos, para explotar sus riquezas por ejemplo esto fue lo que se dio en áfrica y Asia.

 

Ora causas fue la búsqueda a través de la creación de mercados de intercambio económico en las mismas colonias, estos intercambios involucraban al estado y las compañías privadas.

 

Para el siglo XIX, existía la convicción de que la posesión de colonias era un indicador de la grandeza de una nación. Las colonias eran consideradas símbolos de poder. Así, la adquisición de colonias se transformó en una competencia; un ejemplo de esto es la repartición de África a mano de los europeos, que se dio entre 1880 y 1900.

 

Razones demográficas. A finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, la población de Europa creció considerablemente. Las difíciles condiciones laborales y la escasez de trabajo llevaron a los países a expandirse para incrementar el mercado laboral.

 

Etnocentrismo. Los europeos consideraron que ellos, “la raza blanca”, eran dominantes y era natural que conquistaran otros pueblos inferiores.

 

La religión. Durante el siglo XIX, era común entre las naciones europeas enviar misioneros hacia las colonias para evangelizar.

Pero además de esto, detrás de esta evangelización existía un motivo ulterior: controlar a los pueblos a través de las prohibiciones impuestas por la religión.

 

La revolución industrial que dio las  herramientas para colonizar otros territorios.

 

Historia del imperialismo

 

Hay muchos ejemplos de imperios que surgieron y se levantaron gracias a este sistema, como el Imperio Egipcio, el Imperio Romano sobre el Mediterráneo y Europa Central, el imperio de Asoka en la india que se extendió desde Afganistán hasta indonesia, el imperio Inca es Centro America, el imperio CarloMagno en Europa entre otros.

 

A partir del principio del siglo XIX, el capitalismo empieza  a tomar fuerza, y las principales potencias se van en busca del control de las materias primas y de los mercados. Las conquistas coloniales de África en particular fueron características de la partición del Sur entre zonas de influencia y explotación.

 

En la segunda mitad del siglo XIX, países europeos como Inglaterra, Francia, Alemania, Bélgica e Italia, eran consideradas grandes potencias industriales. En América, eran Estados Unidos quienes presentaban un gran desarrollo en el campo industrial. Todos estos países ejercieron actitudes imperialistas, pues estaban interesados en formar grandes imperios económicos, llevando sus áreas de influencia hacia otros continentes.

 

Después de la segunda guerra mundial es EEUU quien toma el liderazgo como principal país imperialista, con una cierta competencia: Europa y Japón.

El imperialismo no fue más que el resultado de la fase monopolista y expansionista del capitalismo, más y más concentración y cárteles para apropiarse de los recursos del mundo. 

 

Sin embargo, la concepción imperialista fue perpetrada por economistas alemanes, franceses e ingleses a principios del siglo XIX. En aquella época, un país imperialista era aquel que dominaba económicamente al otro, y de ese modo la capitalización de las naciones imperialistas gradualmente se ampliaba.

 

Por lo tanto, a pesar de hablar de imperios desde la antigüedad, será en el período en que el sistema capitalista se vuelve industrialmente más tecnológico, que notaremos la utilización de artificios más invasivos en la búsqueda de mercados.

 

Esta acción más agresiva del capitalismo comenzó a partir de la segunda revolución industrial (1850-1950), ya que las innovaciones tecnológicas, tales como motores de explosión y eléctricos, de acero inoxidable, los barcos se trasladaron a la red de carreteras de la hélice, ferrocarril, el telégrafo, el teléfono, el automóvil, el avión, permitirán un avance de las fuerzas imperialistas de un modo sin precedentes en la historia.

 

De ese modo, el expansionismo se debe a las estructuras remanentes del período pre capitalista, basadas en una política de guerras y conquistas.

 

Sin embargo, la capitalización de naciones imperialistas se ensancha gradualmente, así como la "absorción" de los países dominados por monopolios, lo que lleva al ciclo de colonialismo, que es el producto de la expansión del imperialismo.

 

El poder de los países imperialistas sobre otro país fue justificado por las corrientes teóricas que predicaron el etnocentrismo, que afirmaba la superioridad de unas personas sobre otras (nota que los europeos se consideraban superiores a todos los demás pueblos) y el darwinismo social, que promueve la supervivencia del más apto como un factor social.

 

A finales del siglo XIX, los países imperialistas se lanzaron en una carrera por la conquista global, lo que desencadenó rivalidad entre los mismos y concretó el principal motivo de muchos conflictos, como la guerra del opio en China, la revolución de la cipayos en la India, Primera guerra mundial y la Segunda, al mismo tiempo, comienza una nueva era imperialista, en la que Estados Unidos figurará con destaque entre las naciones dominantes.

No obstante, el imperialismo de este país puede ser percibido a nivel militar, cultural, económico y político. 

 

Acciones imperialistas en África y Asia

 

África

 

En el siglo XIX África tiene una presencia colonial europea que se limita a los colonos holandeses y británicos en Sudáfrica y el ejército británico y francés en el norte de África.

 

El descubrimiento de diamantes en Sudáfrica y la apertura del Canal de Suez, tanto en 1869, atrajo la atención de Europa sobre la importancia económica y estratégica del continente. Los países europeos rápidamente comenzaron a disputar los territorios.

 

Gran Bretaña, Francia, Portugal y Bélgica controlan la mayor parte del territorio africano, Alemania también lleva a cabo allí, muchas tierras, pero los perdieron después de la Primera Guerra Mundial.

 

Los estilos variaban pero, los poderosos colonizadores hicieron pocos esfuerzos para desarrollar sus colonias. Eran los únicos lugares donde consiguieron materias primas y donde se venden los productos fabricados.

 

Tal vez la peor herencia del colonialismo fue la división de África en más de 50 estados cuyas fronteras fueron delimitadas y sin dar una maldición donde vivía la gente y cómo se organizaron su propia división política.

Las fronteras actuales, en general, dividen una única comunidad étnica en dos o más naciones. Por ejemplo, mientras que la mayoría somalíes viven en Somalia, son también una minoría significativa en Kenia y Etiopía.

 

Otro legado malo que dejo este sistema imperialista fue su efecto en la vida económica de los pueblos africanos. El sistema colonial destruyó el patrón económico que allí existía. El colonialismo también vinculó a África económicamente a las grandes potencias y los beneficios de ese sistema siempre van a los países poderosos y nunca llega a África.

 

La historia de la explotación económica tuvo un papel importante en la forma en que ciertos gobiernos africanos independientes, se preocuparon por desarrollar sus propias economías. Algunos países como Costa de Marfil, han creado una base de exportación económica orientada dentro del dominio colonial.

Otros, como Tanzania, buscaron a reorientar su economía para la producción de granos y bienes necesarios para su pueblo.

 

El tercer mal causado por el colonialismo fue la introducción de las ideas europeas de superioridad racial y cultural, dando poco o ningún valor a las manifestaciones culturales de los pueblos africanos.

Los pocos africanos están recuperando el orgullo por su color, raza y cultura.

 

Asia

 

El período de la conquista europea en Asia comienza alrededor de 1500 y continúa hasta la mitad del siglo XX. Algunos historiadores creen que ese período aún no ha terminado.

 

El interés europeo por Asia comenzó con la curiosidad y se convirtió en el deseo de explorar las riquezas de este continente. Para eso, los europeos tuvieron que conquistar y colonizar esas tierras, eso sucedió en los siglos XIX y XX. En la época de la primera Guerra Mundial, la mayor parte de Asia estaba bajo control europeo.

 

Tres o cuatro siglos de contacto y control europeo trajeron buenas y malas consecuencias para Asia. Las contribuciones europeas fueron, nuevas ideas y técnicas para agricultura, industria y comercio, salud y educación y administración política.

 

Pocas culturas asiáticas estaban aptas para adaptarse a esas nuevas reglas e ideas, pero aquellas que, como Japón, lograron, sacaron mucho provecho después de su independencia.

 

Entre los problemas del Colonialismo, la explotación de las riquezas, que los europeos llevaban a las metrópolis, la división de Asia sin tener en cuenta sus culturas, pueblos y regiones físicas. También hubo los problemas políticos y sociales causados por las minorías extranjeras, como la cultura francesa en Indochina, que chocaba con la cultura existente en ese país.

 

Hasta hoy existen problemas de este tipo en las naciones asiáticas. 

 

Características del Imperialismo

 

  • El Estado busca su expansión, principalmente a partir de la sumisión económica de otras naciones.
  • El Estado dominante ejerce influencia política, cultural o económica sobre los demás, sea formal o informalmente.
  • Etnocentrismo(donde se decía que unas razas estaban por encima de otras).
  • Darwinismo social (superioridad de los pueblos dominantes en relación a los dominados además que promueve la supervivencia del más apto como un factor social).
  • Proceso de expansión de las potencias europeas, para ser más dominantes.
  • Capital industrial fundido al capital financiero.
  • Fuerte impulso gracias al desarrollo industrial dado por la revolución industrial.
  • Utilización de mano de obra barata en los pueblos conquistados.

 

Consecuencias del imperialismo

 

Es así que podemos comprender las dificultades que algunos países tienen hasta los días actuales. Las profundas cicatrices dejadas por el sistema imperialista se reflejan en sus culturas, políticas, economías y se ven claramente en las guerras y masacres causadas por las diferencias étnicas.

 

La explotación de los recursos naturales sin control acabaron con la economía de muchos países en el mundo, dejando la pobreza total en países de áfrica.

 

Nació las diferencias raciales que hasta nuestros tiempos aún estamos luchando con ellas. Sin contar con la explotación laboral al que eran sometidos.

 

El proceso imperialista dejo muchas guerras y miles de muertos.

 

Si te sido Útil Dale +1 o Me Gusta