Revolución Industrial

revolución industrial

La revolución industrial fue un proceso de grandes transformaciones económicas y sociales que comenzaron en Inglaterra en el siglo XVIII.

 

La revolución industrial se extendió por gran parte del hemisferio norte durante todo el siglo XIX y principios del siglo XX.

 

Fueron grandes innovaciones que se gestaron en la industria y que permitieron inicialmente un gran avance en la Europa del siglo XIX. El uso de la maquina en los procesos mejoro notablemente la productividad en las fábricas, lo que trajo consigo un progreso rápidamente. La industria textil, metalúrgica y química tuvo un gran crecimiento en Inglaterra y Europa durante este Siglo, y La agricultura también experimento grandes avances gracias a las nuevas herramientas, esto trajo consigo algo conocido como la revolución agrícola de la cual hablaremos más adelante.

 

Causas de la revolución Industrial

 

Las principales causas de la revolución industrial que ayudaron a que se diera en Inglaterra:

 

  • El sistema político imperante en Inglaterra no era la monarquía absoluta, era la monarquía liberal, lo que permitió que los ingleses se mantuvieran libre de las revoluciones que aquejaban a los otros países europeos.
  • La modernización de la agricultura mediante la rotación cuatrienal de cultivos, la introducción de maquinaria moderna a los trabajos agrícolas y el cierre de campos de cultivo. Estas medidas dejaron sin trabajo a muchos campesinos que se vieron obligado a trasladarse a las ciudades y aseguraron la abundancia de mano de obra barata.
  • La burguesía inglesa tenía capital suficiente para financiar las fábricas, adquirir materias primas y máquinas y contratar empleados.
  • Los beneficios económicos obtenidos gracias al dominio del mercado europeo y en la posesión de un gran imperio colonial. La gran cantidad de capital de que se disponía se invirtió en las nuevas actividades industriales.
  • Una mentalidad económica, por parte de los burgueses, pero también por parte de la aristocracia terrateniente, dispuesta a invertir en el comercio y la industria. Estos dos grupos sociales fueron controlando el Parlamento, desde donde promulgaban leyes que aseguraban la libertad económica (eliminando los privilegios de los gremios), y protegiendo los mercados propios (proteccionismo), entre otras medidas.
  • La existencia de una buena red viaria y fluvial, que aseguraba la fluidez del abastecimiento de materias primas, la distribución de manufacturas y el mercado interior.
  • Las innovaciones técnicas, que permitían sustituir las herramientas tradicionales para máquinas que trabajaban más rápido. Las mismas universidades fomentaban una formación intelectual práctica que repercutía en la investigación y la experimentación.
  • La riqueza de fuentes de energía como el carbón de coque, de gran calidad, para hacer funcionar las nuevas máquinas de vapor, y la abundancia de materias primas para la industria textil, como el algodón colonial y la lana inglesa. 

Resumen de la Revolución Industrial

 

resumen revolución industrial

La Revolución industrial transformó las técnicas productivas tradicionales. El trabajo manual fue sustituido por las máquinas, y la fuerza humana y animal, así como la de los elementos naturales, dejó paso a las nuevas fuentes de energía. Las principales industrias afectadas fueron la textil, la metalúrgica y la química.

 

La característica principal de la revolución industrial fue la creación del sistema de fábrica mecanizada, es decir, las fábricas se han trasladado de la producción fabricada simple a lo complejo sustitución del trabajo manual por las máquinas. Esta sustitución implicó la aceleración de la producción de mercancías, que se produjeron a gran escala. 

 

Esta época es importantísima porque se pasó de un mundo rural en un mundo industrial. También fue una época de grandes inventos, destacando sobre todo uno: La maquina a Vapor, Con este invento nacieron el ferrocarril y el barco a vapor.

 

 

Surgimiento de nuevas clases sociales

  • La burguesía así como en la revolución francesa se convirtió en el grupo hegemónico porque era la propietaria de las industrias y los negocios. También existía una burguesía media compuesta por profesionales liberales, funcionarios y comerciantes.
  • Un gran número de empleados y tenderos formaban la pequeña burguesía.
  • Los trabajadores de las fábricas formaban el proletariado industrial y urbano. Constituían la mano de obra necesaria para las fábricas. Eran un grupo muy numeroso y desfavorecido. Al principio no había ninguna legislación que fijara las condiciones laborales de los trabajadores. En consecuencia, sus condiciones de vida y de trabajo resultaban muy duras: jornada laboral de 12 a 14 horas diarias y remuneraciones insuficientes.

La era de la Industrialización

 

La industria textil mejoró la producción y la calidad de los tejidos gracias a la máquina de vapor, que transformaba en movimiento la fuerza expansiva del vapor de agua. La primera fábrica se creó en Manchester en 1806.

 

En el sistema fabril, la organización del trabajo era determinada por la disciplina que imponían las máquinas. La industria textil generó una serie de demandas de máquinas de hierro y materias primas que impulsaron el crecimiento de la industria metalúrgica y química.

 

La metalurgia fabricaba máquinas para las industrias, armamento para el ejército y planchas metálicas para hacer barcos, locomotoras, puentes, raíles, etc. Se fue perfeccionando la obtención de hierro para eliminar las impurezas, y, más tarde, mediante una aleación de hierro y carbono, se consiguió acero. La minería aumentó su producción para proveer de carbón de coque la industria metalúrgica.

 

La industria química creó sustancias artificiales como el cloro, el ácido sulfúrico, la sosa y las primeras fibras textiles artificiales.

 

El uso de máquinas

 

Muy pronto se verificó que mayor productividad y mayores ganancias para los empresarios podrían obtenerse añadiendo al trabajo dividido el empleo de máquinas a gran escala.

 

La sociedad industrial se caracterizó fundamentalmente por la utilización sistemática de maquinaria en la producción y el transporte de mercancías.

Para comprender la importancia de las máquinas, basta recordar que ellas, a diferencia de las herramientas, realizan trabajo utilizando básicamente fuerzas de la naturaleza, como el viento, el agua, el fuego, el vapor, y un mínimo de fuerza humana.

 

Algunos pensadores afirman que la humanidad ha realizado sus mayores progresos creando máquinas para utilizar las energías de la naturaleza. El progreso se ha realizado en los momentos en que la humanidad ha logrado que las fuerzas de la naturaleza trabajen por ella a través de las máquinas.

La exigencia de producir más, con el aumento de los intercambios, prácticamente "forzó" el progreso técnico, que pasó a constituir uno de los rasgos más significativos de la edad moderna y edad contemporánea.

 

La máquina a Vapor

 

La máquina a vapor inventada por james watt trajo consigo grandes mejoras en la sociedad, con la capacidad de mover grandes cargas, se creó la locomotora lo que cambio la forma como se transportaba hasta ese momento, también en las fábricas empezaron a utilizar la maquina a vapor para las maquinarias de fabricación, permitiendo una mayor producción de lo que hasta ese momento se fabricaba gracias al vapor.

 

Revolución en el transporte

 

A principios del siglo XIX, la máquina de vapor comenzó a utilizarse en los medios de transporte. Fecha de 1807 el primer barco a vapor. En 1825, en Inglaterra, el ingeniero George Estephenson consiguió construir el primer ferrocarril.

 

Con el barco a vapor y los ferrocarril, el tiempo de los viajes disminuyó, el coste del transporte bajó y aumentó aún más el volumen de los intercambios, es decir, el mercado. Con el aumento de los intercambios y la consecuente necesidad de producir más, se tornaron cada vez mayores los avances de la industrialización.

 

La Revolución Agrícola

 

La revolución agrícola y los cambios en la agricultura, Durante mucho tiempo el campo fue trabajado con herramientas muy básicas, la mayoría de los procesos en la tierra se hacían casi quede forma manual en su gran mayoría y lo que se recogía de los campos era para el autoconsumo de los agricultores.

 

La tierra se había explotado en parcela no cercada de uso común, muchas tierras estaban destinadas además a la ganadería y ¿cómo se trataba a las cosechas? con herramientas bastante básicas que requieran mucha mano de obra, una cantidad importante de personas intervenía en un solo procesos en el campo para poder sacar las cosechas de esta.

 

Veamos algunas innovaciones más importantes… Los campos se acercaron y se estableció lo que llamamos hoy en día como la propiedad privada, desaparecieron las tierras destinadas a la ganadería a libremente, ya que se empezó a criar el ganado en establos, de esta manera se hizo más eficiente los procesos en el campo y se inició a sacarle más provecho a la agricultura. 

 

Este conjunto de cambios, que en Gran Bretaña los podemos situar entre 1750 y 1850, hacen posible la desaparición del Antiguo Régimen económico y la implantación del capitalismo industrial.

 

Estas transformaciones acaban con las sociedades agrarias e imponen las sociedades industriales, caracterizadas por la modernización de la agricultura, los cambios demográficos y sociales (revolución demográfica, urbanización) y el nacimiento del capitalismo industrial como sistema económico, que supone una industria basada en el maquinismo y las fábricas, que sustituyen poco a poco los pequeños talleres artesanales, la aplicación de las máquinas a los transportes ya las comunicaciones, la acumulación de capitales, la organización de redes financieras, la obtención de beneficios y los contratos laborales patrones-trabajadores.

 

Etapas de la revolución Industrial

 

Existen 2 etapas que mancaron la industrialización una llamada primera revolución industrial (1760-1870) caracterizado por el crecimiento regular de la población generando mano de obra abundante y la producción agrícola, la división del trabajo industrial provocando un cambio en la estructura de la población activa, la introducción de innovaciones técnicas, la configuración de la fábrica como lugar de producción, la articulación de mercados más amplios a través de la expansión del comercio y el desarrollo de una mentalidad empresarial, focalizado especialmente en el mundo del textil algodonero y la siderurgia y que finalizaría con una grave crisis debido a la sobreproducción que generaba.

 

Y una segunda revolución industrial (1870-1914) que la superaría con la introducción de novedades en el campo de las fuentes de energía y la aparición de nuevos sistemas de producción, transporte, comunicación y financiación truncados, en parte, en 1914 por el estallido de la primera Guerra Mundial.

 

Primera etapa de la revolución industrial

 

La primera revolución industrial que tuvo lugar en la mitad del siglo XVIII y XIX tiene como principal característica la aparición de la mecanización que había hecho cambios significativos en casi todos los sectores de la vida humana.

 

La fabricación principal estaba tejiendo lana. Pero fue en la producción de los tejidos de algodón que comenzó el proceso de mecanización, es decir, del paso de la manufactura al sistema fabril.

La mecanización se extendió del sector textil para la metalurgia, para el transporte, para la agricultura y para otros sectores de la economía. Diversos inventos revolucionaron las técnicas de producción y alteraron el sistema de poder económico.

 

La invención de máquinas, el aprovechamiento de la energía calorífica del carbón mineral y su transformación en energía mecánica para hacer funcionar las máquinas representaron un gran avance en las técnicas empleadas para la fabricación de mercancías y consecuentemente, en el aumento de la producción.

 

por tanto, Inglaterra se pasó de la manufactura a la maquinofactura. Producía y vendía sus productos industriales en todo el mundo, gracias, entre otros factores, a la expansión del sistema colonial. De esta forma, en el siglo XVIII, el país se convirtió en la nación capitalizada del mundo, siendo Londres la capital financiera internacional.

 

Este momento representó una verdadera revolución en el modo de producir mercancías en tiempo bastante menor, si se compara a la manufactura.

El desarrollo inicial de las industrias textiles mecanizadas en gran parte de Europa y Estados Unidos dependía de muchas de estas invenciones británicas. Esta revolución se conoció como Primera Revolución Industrial. 

 

Segunda Etapa de la revolución industrial

 

Esta es una nueva etapa de crecimiento económico, caracterizada por un extraordinario progreso científico y técnico que facilitó un rápido desarrollo de todos los medios de producción y de nuevas formas de organizar la producción y el trabajo. Esta nueva etapa en el desarrollo económico de las potencias industriales se prolongó hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914.

 

Entre los años 1870 y 1880 se comenzaron a producir una serie de cambios en la producción industrial que llamamos Segunda Revolución de la Industrial y que establecieron las bases del actual sistema de producción.

 

Los inicios de este proceso, que se prolongó hasta 1920, los encontramos en Estados Unidos y se produjo también en el Reino Unido, Francia, Alemania y Japón.

 

Esta segunda Etapa de la revolución se caracterizó por la mejora de la producción gracias a la incorporación de nuevas fuentes de energía como la electricidad y el petróleo, la obtención de nuevos materiales como el acero y la aplicación de nuevas formas de trabajo como la automatización y el trabajo en cadena. Además, surgió un nuevo tipo de capitalismo: el capitalismo financiero, fruto de las grandes inversiones realizadas con los beneficios que había aportado el primer estallido industrial y el dinero procedente de la banca.

 

La electricidad, que ya había sido descubierta en el siglo XVIII, sustituyó gradualmente el vapor de agua como fuente de energía. El uso industrial de la electricidad fue posible en encontrar maneras de generarla (turbina y dinamo), transportarla y almacenarla (acumulador) y convertirla en energía mecánica (motor eléctrico).

 

Fue aplicada en la metalurgia, la iluminación (lámpara de arco, bombilla) mejorando la iluminación urbana y posibilitando el trabajo nocturno a las fábricas, en aparatos de nueva invención y en sistemas de comunicación. También permitió electrificar y ampliar la red ferroviaria y construir locomotoras más rápidas, así como grandes barcos metálicos impulsados por turbinas.

 

El petróleo, conocido desde la antigüedad, fue estudiado como fuente de energía hasta que se obtuvo el combustible de dos nuevos sistemas de transporte: el automóvil y el avión. Se aplicó a la nueva industria del plástico y en la obtención de energía termoeléctrica.

 

En las fábricas, las formas de trabajo cambiaron de empresas familiares con pocos trabajadores se pasó a centros de trabajo con muchos operarios y una compleja organización. Para aumentar la producción se aplicó la cadena de montaje, en el que cada trabajador sólo intervenía en una parte de la fabricación del producto automatizando repetidamente sus movimientos. Este modelo quedaba muy lejos del artesano tradicional, ya que no era necesario un esfuerzo intelectual para realizarlo y se desconocía el proceso global de fabricación.

 

Al mismo tiempo se llevó a cabo el sistema de producción en serie, en el que cada fábrica se especializaba en la elaboración de unas piezas determinadas o en el montaje final de un producto.

Con estos dos métodos se aumentó la producción, se redujeron gastos y se abarató el precio final de los productos.

 

La invención del motor de explosión y la aplicación del petróleo como combustible fueron la base del nacimiento de la industria automovilística, que alcanzó un gran desarrollo en los Estados Unidos y rápidamente se convirtió en uno de los sectores más poderosos que ofrecían un elevado número de puestos de trabajo y estimulaban el desarrollo de industrias secundarias que cogerían una gran importancia (por ejemplo, el caucho, los metales no ferrosos, los aparatos electrónicos, etc.).

 

La industria química también fue una de las punteras y Alemania se convirtió en la pionera del sector, produciendo más del 80% de los colorantes sintéticos y ocupando el primer lugar en industria farmacéutica. También desarrollarse la producción de sosa, de fertilizantes sintéticos, de fibras artificiales y explosivos.

 

Finalmente, la utilización del cemento armado (cemento combinado con una carcasa de hierro) permitió que la ingeniería y la industria de la construcción alcanzaran un gran desarrollo. Este hecho hizo posible la edificación de puentes, viaductos y túneles más largos. Además, los edificios comenzaron a crecer en altura y en EEUU comenzaron la construcción de los primeros rascacielos.

 

¿Cuales fueron las Consecuencias?

 

  • Crecimiento en las Ciudades, la mecanización de las tareas agrícolas y la concentración de la producción industrial en las ciudades favorecieron la emigración del campo a la ciudad. Muchas ciudades prosperaron alrededor de fábricas.
  • Crecimiento demográfico, la Revolución Industrial también fue un proceso de cambio social. A lo largo del siglo XIX se aceleró el crecimiento de la población. En 1900 en Europa vivían más de 400 millones de habitantes.
  • Las causas de este crecimiento demográfico fueron dos: un descenso brusco de la mortalidad y un incremento de la fecundidad.
  • Cambios y surgimiento de una nueva clase social llamada el proletariado, que se separó de la burguesía y fueron los llamados a trabajar de obreros en las fábricas.
  • Explotación en el Trabajo.
  • Movimiento Obreros 
  • Sindicalismo
  • Entre 1800 y 1924, 60 millones de europeos emigraron a otros continentes. Estas migraciones transoceánicas se produjeron por oleadas: hasta el 1870 los que emigraron más fueron los británicos, sobre todo los irlandeses y los escandinavos; posteriormente, los sucedieron los centroeuropeos; a finales de siglo, los grupos que emigraron más fueron los italianos, los españoles, los griegos y los turcos. La mayoría de los emigrantes europeos se dirigieron a América.

 

El crecimiento de las ciudades

 

Los avances tecnológicos en la agricultura que generaron la revolución agrícola, libero mano de obra que trajo como consecuencia el éxodo rural por parte de la gente ya que con las nuevas técnicas para trabajar la tierra se redujo considerablemente la mano de obra y el personal que se requería para trabajarlas.

 

Las personas decidieron irse a las ciudades, y comenzó una actividad que tendría gran auge en aquella época.

 

El comercio, los talleres artesanales normalmente lo que producían en aquella época solo les alcanzaba para el autoconsumo, con las mejores tecnológicas, sobrepasaban la cantidad que producían, ahora podían vender lo que producían y requerían personal para esta actividad y se generó el comercio.

 

Crecimiento demográfico

 

La población empezó a crecer como consecuencia de que las mejoras en las industrias en los procesos de fabricación, las condiciones de vida mejoraron notablemente, se creó una red de alcantarillado, las condiciones sanitarias mejoraron, se creó algo muy útil como el jabón, los alimentos se consumían en mejor estado producto del mejor rendimiento de la agricultura, esta mejores en la sociedad permitieron disminuir notablemente la mortalidad y a alargar la vida de los europeos.

 

A los avances tecnológicos y en la agricultura también se le suma el desarrollo de la vacuna, con el descubrimiento y desarrollo de la vacuna, que ayuda a parar con las epidemias que periódicamente caían sobre la población.

 

Al haber menos mortalidad que antes el crecimiento de la población empezó a notarse, además en esta época hubo un aumento significativo de la natalidad.

 

El trabajo en las fábricas y los problemas sociales

 

Las transformaciones en la economía que produjo la revolución en Inglaterra trajeron como consecuencia que se alteraran las estructuras sociales que estaban vigente desde la edad medieval.

 

El éxodo rural provocado por las maquinas que reemplazaban el trabajo del campesino, hizo que estos de desvincularan del campo, y del sistema feudal que estaba en ese momento, algunos se convirtieron en jornaleros los cuales eran retribuidos con buenos salarios, pero la gran mayoría que fueron a la ciudad y los artesanos, se trasladaron a las fábricas en calidad de obreros. Una nueva clase trabajadora que nace producto del avance de la industria llamada proletariado.

 

Empresarios y proletarios

 

El nuevo sistema industrial transforma las relaciones sociales y crea dos nuevas clases sociales, fundamentales para la operación del sistema. Los empresarios (capitalistas) son los propietarios de los capitales, edificios, máquinas, materias primas y bienes producidos por el trabajo. Los obreros, proletarios o trabajadores asalariados, sólo tienen su fuerza de trabajo y la venden a los empresarios para producir mercancías a cambio de salarios.

 

Explotación del trabajo

 

Al principio de la revolución los empresarios imponen duras condiciones de trabajo a los obreros sin aumentar los salarios para así aumentar la producción y garantizar un margen de beneficio creciente. La disciplina es rigurosa pero las condiciones de trabajo no siempre ofrecen seguridad. En algunas fábricas la jornada supera las 15 horas, los descansos y las vacaciones no se cumplen y las mujeres y los niños no tienen tratamiento diferenciado.

 

Movimientos obreros

 

Surgen de los conflictos entre obreros, revueltos con las pésimas condiciones de trabajo, y empresarios. Las primeras manifestaciones son de depredación de máquinas e instalaciones fabriles. Con el tiempo surgen organizaciones de trabajadores de la misma área.

 

Sindicalismo

 

El resultado de un largo proceso en el que los trabajadores adquieren gradualmente el derecho de asociación. En 1824, en Inglaterra, se crean los primeros centros de ayuda mutua y de formación profesional. En 1833 los trabajadores ingleses organizan los sindicatos como asociaciones locales o por oficio, para obtener mejores condiciones de trabajo y de vida.

 

Los sindicatos conquistaron el derecho de funcionamiento en 1864 en Francia, en 1866 en los Estados Unidos, y en 1869 en Alemania.

 

Inventos en la revolución industrial

 

En la primera fase de la revolución, las invenciones posibilitaron el surgimiento de miles de fábricas, la aceleración de la producción y también de las ganancias:

  • Máquina de vapor (Thomas Newcomen)
  • Locomotora a capor (George Stephenson)
  • Barco de vapor (Robert Fulton)
  • Máquina de Hargreaves (Hargreaves)
  • Tear Hidráulico (Arkwright)
  • Tejido Mecánico (Cartwright)

En la segunda etapa, otras invenciones influenciados aún mayores avances en industrias tales como el uso de aceite, nuevas fuentes de energía y el uso de la electricidad, la invención del motor de combustión interna, la invención de nuevos medios de transporte, la introducción de máquinas automáticas, el empleo de metales ligeros, como el aluminio y el magnesio, el perfeccionamiento de la producción de acero, etc.

 

Si te he ayudado en algo Dale +1 o Me gusta