Revolución Mexicana

revolución mexicana

La Revolución Mexicana fue un gran movimiento armado que comenzó en 1910 con una rebelión encabezada por Francisco Madero.

 

Madero contra el antiguo autócrata general Porfirio Diaz. Fue la primera de las grandes revoluciones del siglo XX, pero no tuvo una ideología clara como la revolución rusa o francesa.

 

Esta revolución fue caracterizada por una variedad de líderes de cuño socialista, liberal, anarquista, populista, y en pro de la reforma agraria.

 

¿Por qué luchaban en la Revolución Mexicana? La revolución iniciada en el 20 de Noviembre de 1910 fue el escenario de una serie de reivindicaciones que buscaban, sobre todo, garantizar derechos usurpados de la población.

 

Pero principalmente regreso de las tierras expropiadas por el gobierno a los campesinos e indígenas.

 

Antecedentes de la Revolución Mexicana

 

Desde la independencia, en 1821, la cuestión de la tierra estaba presente en los conflictos sociales en México. En la segunda mitad del siglo XIX la mayor parte de los indígenas ya habían sido expropiados de sus tierras, además, éstos no fueron incorporados como ciudadanos.

 

En 1876 con el derrocamiento del gobierno liberal de Sebastián Tejada, por el levantamiento militar de Porfirio Díaz, la gran propiedad agraria fue reforzada y los campesinos despojados de sus tierras. La pequeña propiedad fue prácticamente eliminada.

 

Causas de la Revolución Mexicana

 

Las principales causas de la Revolución de México están vinculados a la explotación capitalista y las injusticias sociales que ha traído. En efecto, la aristocracia rural tenía el control de la producción agrícola (el 3% de la población poseía las mejores tierras de México), mientras que el capital extranjero explotaba las minas, los puertos y la extracción de petróleo.

 

Por último, vale resaltar que Porfirio Díaz agravó aún más esta situación, al intensificar la explotación sobre la población menos favorecida y abrir el país hacia el capital extranjero, provocando el descontento de parte de las élites nacionales que lo apoyaban.

 

Causa Económicas

 

El gobierno de Porfirio Díaz fue un gobierno capitalista que de daba privilegios a las que más tenían a las clases más privilegiadas, esto se hacían cada vez más ricos y los pobres más pobres. 

 

Los campesinos fueron despojados de sus tierras a manos del gobierno, las cuales fueron trabajadas por capital extranjero, explotando cada vez más a la población, la situación se tornó difícil.

 

Lo que Provocó la decadencia de la agricultura, porque el gran propietario se encontraba desvinculado de la tierra. Lo dejaban en manos de brutales e ineptos administradores, que mandaban a latigazos al campesino.

 

El presidente le abrió las puertas al capital extranjero, Estados Unidos, Francia e Inglaterra, España y Alemania se apoderaron de las tierras Mexicanas que antes era de los campesinos y las explotaron este territorio para su beneficio dejando de lado a los campesinos, quienes empezaron a pasar trabajo, el presidente los dejo de lado y se olvidó de ellos.

 

Causas Sociales

 

Existía una gran explotación de la población, ya que no existía una legislación que protegiera los derechos de los obreros y campesino, no existía el salario mínimo por tanto se les daba cualquier cosa, las jornadas de trabajo eran exageradas hasta 12 horas muchas veces ya que esto no estaba reglamentado, y estos eran gravemente explotados.

 

Los mejores cargaos y puesto eran desempañados por Norteamericanos.

 

División Social:

 

Existía una gran desigualdad social donde lo obreros y campesinos ocupaban el lugar más bajo de la población, mientras que los empresarios, el Clero, los políticos tenían más privilegios en la población.

 

Causas Políticas

 

Dictadura de Porfirio Díaz: Este fue un dictador que asumió el poder en 1876 y que duro más de 30 años en el poder, ¿cómo? Salió se reelegido 7 veces en el poder a partir de fraudes que hacía en la elecciones.

 

Este presidente se encargó de que todo el poder estuviera en mano de el para poer ejercer como quisiera.

 

La población más humilde de México que era la mayoría estaba descontenta con su gobierno por la crisis que estaban viviendo mientras que unos pocos se apoderaban de todas las riquezas de México.

 

Por tal razón se organizaron en Busca de la reforma agraria que les devolviera sus tierras. Con estas ideas se alzaron en contra del Gobierno.

 

Historia de la Revolución Mexicana

 

México siempre había sido gobernado por la elite agraria del país, esto quiere decir que el principal gobernante pretendía proteger a las personas de grandes posesiones. Todos estos privilegios con los más ricos atenuaban aún más la vida empobrecida de los pequeños agricultores, situación que empeoró cuando Porfirio Díaz asumió el gobierno mexicano en el año 1876, administrando el país de forma dictatorial por más de 30 años.

 

Porfirio Díaz gobernó México por más de treinta años. Se mantenía una apariencia de democracia, pues se realizaban elecciones periódicamente, pero ellas eran manipuladas para que él siempre se reeligiera.

 

A pesar del crecimiento industrial que México logró con el gobierno de Diaz, la desigualdad quedó aún más evidenciada y el sentimiento de revuelta crecía en la misma proporción. El dictador no respetaba ningún derecho de la sociedad pobre y siempre realizaba elecciones forjadas, en las que él siempre salía como vencedor.

 

En el año 1908, Porfirio Díaz declaro estar cansado de ejercer el poder, insinuando la posibilidad de alternancia en el poder. 

 

Esto basto para que Francisco Madero se candidateara en la plataforma antirreeleccionista. La recepción de su candidatura fue muy grande y popular, esto basto para que los grupos de poder "porfiristas" presionaron a Porfirio Díaz a continuar en el poder. 

 

En 1910 cuando ocurrió l elección y Francisco Madero se postuló por la oposición, prometiendo la tan esperada reforma agraria y la distribución de tierras de forma igualitaria, además de garantizar los derechos de los indígenas sobre sus territorios de origen que les habían sido robados.

 

Sin embargo, Francisco I. Madero fue hecho prisionero días antes de la elección y Porfirio Díaz venció en las elecciones. Una vez más Díaz sale como victorioso.

 

Pero su opositor, Francisco Madero logró rebelar a la población y asumió, con la promesa de realizar la tan esperada reforma agraria.

 

Luego de recuperar la libertad, Francisco Madero, se refugió en los Estados Unidos y promulgo el Plan de San Luis, un llamado al pueblo mexicano para tomar las armas en contra del gobierno dictatorial de Porfirio Díaz y con la promesa de una reforma agraria que les devolvería sus tierras y sus derechos.

 

Esto propiciaría muchos levantamientos armados en diferentes regiones de México. El 20 de noviembre de 1910 se levantó el país en contra de la reelección que nuevamente quería hacer Porfirio Diaz, encabezadas por Pascual Orozco, Francisco "Pancho" Villa y Emiliano Zapata.

 

Díaz, mientras tanto, se disponía a defender su puesto. Sin embargo, convencido de que su poder se desmoronaba inevitablemente y contemplando que todo el pueblo estaba levantado en armas, se resignó a dimitir el mando, el 25 de mayo de 1911, firmando un pacto con Madero en la ciudad de Juárez.

 

Luego salio furtivamente y se embarcó en un tren a Veracruz y, posteriormente, viajo a Europa, muriendo en Paris, en 1915.

 

Francisco I. Madera seria electo presidente de México. 

 

Ese, a su vez, se volvió el gobernante con la promesa de realizar la reforma agraria soñada por muchos pequeños agricultores.

 

Frustración del gobierno de Francisco Madero

 

Madero fue elegido presidente y en el poder, sostiene el aparato del Estado, en particular el ejército, lo que provoca la ira entre sus partidarios. Además, resuelve disolver el ejército revolucionario.

 

Emiliano Zapata se niega a desarmar a sus hombres y exige la reforma agraria, prometida en el Programa de San Luis de Potosí y negada por el nuevo presidente.

 

Francisco no logró cumplir con la promesa que garantizaba los derechos de la clase más empobrecida de México, agravando aún más los problemas y la desigualdad de la sociedad. 

 

El Plan Ayala

 

La reacción del líder campesino es, por lo tanto, la de proclamar en rebelión contra Madero. En noviembre de 1911 anuncia el Plan de Ayala se firmó el 28 de noviembre, y fue una proclamación política promulgada por el jefe revolucionario mexicano Emiliano Zapata, en el que desconoció al gobierno del presidente Francisco Madero, a quien acusó de traicionar las causas campesinas.

 

En el plan proponía el derrocamiento del gobierno de Madero y un proceso de reforma agraria bajo el control de las comunidades campesinas.

 

El plan defendía, además, la reorganización del ejido, proponían la expropiación de los latifundios (incluso los pertenecientes a la Iglesia) para posterior división entre campesinos; el reconocimiento de los derechos indígenas sobre las tierras que les habían sido tomadas y la nacionalización de las tierras de aquellos que fueran considerados enemigos de la revolución.

 

Con el fin de sacar a Madero del poder, los campesinos, liderados por Emilio Zapata y Pancho Villa se alzaron. En febrero de 1913, mientras la lucha prosigue en el Norte y el Sur, el general Victoriano Huerta asesina a Madero.

 

La muerte del presidente lleva paz a una pasajera frente a la oposición, con la participación de Zapata y Villa por el lado de los campesinos y encabezada por el liberal Venustiano Carranza. 

 

El gobierno de Huerta acabó convirtiéndose, para la mayoría de los revolucionarios, una restauración del porfirismo. 

 

El gobernador norteño Carranza, no reconoció al nuevo gobierno y dio inicio a la movilización contra Huerta. Lo mismo hizo Villa en el Norte y Zapata en el Sur. Se forma, entonces, un ejército constitucional, bajo la égida del llamado Pacto de Torreón

 

Simultáneamente, México sufre la ocupación del puerto de Vera Cruz por fuerzas de EEUU. Sin condiciones de resistir, Huerta renuncia en junio de 1914.

 

Entonces Además de derribar al máximo gobernante, también consiguieron sacar al sucesor del general Huerta.

Pensando en el control de la situación, una nueva elección fue propuesta en 1914. En ella, el latifundista Carranza, apoyado por Estados Unidos, venció la disputa con la promesa de realizar una nueva constitución.

 

Constitución de 1917

 

El líder Carranza logró aprobar la constitución que trajo una nueva estructura para la población local.

 

La nueva Constitución, aparentemente liberal, se caracterizaba por conceder al Estado del derecho de expropiar tierras, si fuera a utilizarlas para beneficio público, al tiempo que reconocía los derechos de los indios sobre las tierras de uso común.

En el campo de las relaciones de trabajo, se creó el salario mínimo y se determinó que la duración de la jornada de trabajo sería de ocho horas. La Iglesia Católica fue sensiblemente sacudida en su poder con la separación entre Estado e Iglesia.

 

Para calmar aún más este proceso de revueltas, junto con la nueva constitución, Estados Unidos invadió México en busca de Emilio Zapata y Pancho Villa, que fueron muertos, respectivamente, en los años 1919 y 1923.

 

La muerte de Zapata, asesinado en 1919, y de Pancho Villa, muerto en 1923, fue un golpe duro para los campesinos. El gobierno norteamericano presionaba para que las reformas fueran implantadas rápidamente para evitar nuevos problemas. La Iglesia Católica, por su parte, ejercía presión sobre el gobierno, porque deseaba recuperar lo que había perdido. Todo esto llevó al proceso revolucionario prácticamente al final.

 

En 1929 se creó el Partido Nacional Revolucionario (PRN).

 

El surgimiento del Partido Nacional Revolucionario

 

La unificación de las corrientes revolucionarias creó, en el año 1929, el Partido Nacional Revolucionario (PRN). Más tarde sirvió como base para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), abandonando los principios revolucionarios de 1910.

 

Después de algunos años de la constitución, campesinos fueron perdiendo muchas de las tierras que habían conquistado. Además, otros problemas comenzaron a surgir, como endeudamiento, la complejidad de lograr la producción a gran escala y con precio bajo, dificultando la competencia con los productos agrícolas de los norteamericanos.

 

La lucha de los campesinos mexicanos por la tierra se extiende hasta los días actuales, como sucede, además, en otros países de América latina. En México, en la última década del siglo XX, esa lucha fue la retomada de forma más intensa con la creación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en la provincia de Chiapas. El nombre de ese movimiento es un homenaje a Emiliano Zapata, uno de los líderes más expresivos de la Revolución de 1910.

Consecuencias de la Revolución Mexicana

 

La principal consecuencia de la revolución mexicana fue la promulgación de la Constitución de 1917, en la que se hace referencia, entre otros, el derecho a la tierra expropiación por parte del Estado para fines de reforma agraria y devolver a los campesinos sus tierras.

 

El reconocimiento del derecho indígena sobre el uso de tierras ancestrales; la creación del salario mínimo y de la jornada de trabajo de ocho horas diarias; y la separación definitiva entre Estado e Iglesia.

 

Los trabajadores pasar a tener derechos laborales reconocidos. Se organizan los sindicatos y se consolida el sistema de educación nacional.

 

Otra consecuencia indirecta de ese movimiento fue el debilitamiento del caudillismo.

 

A pesar de todas las conquistas, muchos campesinos perdieron sus tierras después de la Revolución, ya que no eran capaces de competir con la producción hecha en la gran propiedad, lo que inviabilizó a muchos pequeños productores, forzándolos a vender sus tierras.

 

Línea de Tiempo o Cronología

 

1910 - Inicio de la Revolución. 

1911 - Elección de Madero y Plan de Ayala. 

1913 - Asesinato de Madero y posesión de Victoriano Huerta en la presidencia. 

1914 - Renuncia de Huerta y posesión de Carranza. 

1917 - Promulgación de la nueva Constitución. 

1919 - Asesinato de Zapata. 

1920 - Deposición de Carranza y posesión de Álvaro Obregón.

 

Emiliano Zapata y el Zapatismo

 

Emiliano Zapata Salaza (1879-1919) nació en la aldea de San Miguel Anenecuilco y fue el principal líder del Ejército Libertador del Sur, con más de treinta mil soldados.

 

No obstante, Zapata, considerado el gran héroe de la Revolución, fue, de hecho, una de las figuras más radicales del movimiento revolucionario, dada su inclinación claramente anarquista, la cual le impidió tomar el poder en 1914, incluso cuando lo tuvo en sus manos.

 

Si te ha Sido Útil Dale +1 o Me Gusta